miércoles, 31 de marzo de 2010

LA REVOLUCIÓN FRANCESA


LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Revolución quiere decir "cambio radical". Un ejemplo de revolución es el cambio que se produjo del Paleolítico al Neolítico: en el primero, el hombre es cazador, lo que implica que sea nómada y que no exista la propiedad privada. Lo que caza uno es para todos. En cambio, en el Neolítico, el hombre se convierte en agricultor, lo que conlleva convertirse en sedentario y, a su vez, aparece la propiedad privada. Esta revolución fue una revolución económica.
La Revolución Francesa es una revolución política, económica y social: en el Antiguo Régimen, la economía estaba estancada, la sociedad era estamental y la política, absolutista. Tras la Revolución, la economía estaba en fase de crecimiento, la sociedad es mental y la política es demócrata.
La Revolución sucedió en Francia y no en otro sitio porque es donde mejor se conocen las ideas ilustradas. En el s. XVIII el Antiguo Régimen está agotado; la economía, mediante los burgueses, pretende renacer; las ideas de la Ilustración están muy arraigadas y el sistema es muy criticado. Esta tuvo una repercusión tal, que se la considera como el inicio de la época Contemporánea.

CAUSAS
A finales del siglo XVIII Francia mantenía el Antiguo Régimen: el rey Luis XVI seguía siendo un monarca absoluto y la sociedad era estamental: estaba dividida entre los privilegiados (nobleza y clero) y los no privilegiados (pueblo llano o tercer estado). Así se pueden establecer tres tipos de causas que motivaron el estallido de la revolución:

a) Causas económicas. Desde 1760 se sucedieron las malas cosechas, lo que provocó el alza de los precios y el descontento de los grupos populares. Además, se incrementó la crisis financiera por los gastos de la corte y los conflictos bélicos.
b) Causas sociales. Muchos burgueses se habían enriquecido durante el S. XVIII. Pero estaban descontentos porque tenía poco poder político, pues los altos cargos del gobierno y del ejército eran ocupados por los nobles. Además consideraban injusto que solo el tercer estado, al que pertenecía a pesar de su poder económico, pagara impuestos.
c) Causas ideológicas. Las ideas ilustradas defendían que las personas tenían unos “derechos naturales” que el poder político debía respetar.

PRINCIPALES ACONTECIMIENTOS
En 1789 una serie de revueltas provocó la crisis del Antiguo Régimen.
· En primavera, la revuelta política. Luis XVI convocó los Estados Generales, es decir, la asamblea conformada por los tres estamentos, para que aprobaran nuevos impuestos y poder solucionar así la crisis financiera. Los Estados Generales no habían sido convocados por un rey de Francia desde 1614, pero Luis XVI se vio obligado a hacerlo porque la crisis económica era tan grave que amenazaba con hacer colapsar a la monarquía.
La nobleza y el clero pretendían que se votara por estamento, lo que daba mayoría a los privilegiados, mientras que los representantes del pueblo llano defendían el voto por cabeza, que les otorgaba la mayoría. Como respuesta a la negativa de los privilegiados, en junio los representantes del pueblo llano se declararon en Asamblea Nacional y, tras el juramento del Juego de Pelota, se comprometieron a no separarse hasta elaborar una constitución.
· En julio, la revuelta popular. Luis XVI no estaba dispuesto a aceptar la Asamblea Nacional y concentró sus tropas en torno a París. Ante esto, los parisinos se armaron y tomaron la Bastilla, prisión real. Pronto las revueltas se extendieron por toda Francia. A la vez, en los campos se difundió el “gran miedo”: comenzó a correr el rumor de que bandas organizadas por nobles estaban quemando las cosechas y matando a los campesinos. Los campesinos se armaron y marcharon contra los castillos aristocráticos para destruir los registros en los que constaban los derechos feudales. El rey se vio obligado a Aceptar la Asamblea Nacional y a ratificar sus decisiones.

LA ASAMBLEA NACIONAL
Entre 1789 y 1791 la Asamblea Nacional llevó a cabo tres iniciativas:
a) La supresión de los privilegios. El 4 de agosto de 1789, para devolver la paz a los campos, se abolieron los derechos señoriales sobre los campesinos y se eliminó la recaudación del diezmo para la Iglesia.
b) La aprobación de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789). Proclamaba la libertad, la igualdad entre las personas y la Soberanía Nacional.
c) La aprobación de una constitución (1791). Establecía la división de poderes entre el rey, que nombraría a los ministros y dirigiría la política exterior, una Asamblea Legislativa y los jueces. La Asamblea votaría las leyes y sería elegida por sufragio censitario, es decir, solo votarían aquellos que tuvieran una determinada renta. El rey Luis XVI juró la constitución y se celebraron elecciones para nombrar la Asamblea Legislativa. Estas medidas supusieron el fin del Antiguo Régimen y el inicio de la monarquía constitucional.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA (1791 – 1792)
Una vez aprobada la constitución, la Asamblea Nacional tomó el nombre de Asamblea Legislativa. En la que la burguesía tenía una representación muy importante. Existían varias tendencias políticas al interior de esta Asamblea. El sector más conservador disponía de 264 diputados y era contrario a grandes cambios en el orden social. La izquierda contaba con 136 diputados, la mayoría pertenecientes a los jacobinos, y apostaba por grandes reformas sociales. En el centro había 345 diputados que se inclinaban de manera personal por uno u otro sector dependiendo de la situación. El nuevo régimen tenía también muchos enemigos:
· Los nobles. La nobleza deseaba recuperar sus privilegios. Muchos nobles se habían exiliado a países donde reinaba el absolutismo y conspiraban desde allí contra la monarquía constitucional.
· El clero. Los diputados de la Asamblea Legislativa confiscaron los bienes del clero y los utilizaron para reducir la deuda del Estado. A cambio, el Estado se obligaba a mantener a los sacerdotes, siempre y cuando juraran fidelidad a la constitución; pero muchos se negaron.
· La familia real. Aunque Luis XVI había jurado la constitución, conspiraba para derribar al gobierno revolucionario. La familia real intentó huir de Francia, pero fue detenida en Varennes (Junio 1791) y obligada a volver a París.

Otros grupos estaban descontentos porque deseaban llevar las reformas aún más lejos. Entre estos revolucionarios radicales estaban los jacobinos, que tenían su principal apoyo entre los sans-culottes, milicias populares de París que exigían la proclamación de una república.

GUERRA EN EL EXTERIOR
Las monarquías europeas se sentían amenazadas por las ideas revolucionarias y reformadoras que se imponían en Francia, y temían que el ejemplo se extendiera a sus países. En abril de 1792 comenzó la guerra de Austria y Prusia contra Francia.
Este conflicto bélico influyó en los acontecimientos que tuvieron lugar dentro de Francia. Por un lado, Luis XVI, los nobles y el clero esperaban que el gobierno revolucionario fuera derrotado en la guerra, lo que permitiría volver al Antiguo Régimen. Por otro lado, ciertos revolucionarios apoyaban la guerra, pues pensaban que esta serviría para extender la revolución fuera de Francia.
El pueblo de París culpó al rey de las primeras derrotas francesas y atacó el palacio real, las Tullerías, en agosto de 1792. La revuelta popular forzó a nombrar una nueva Asamblea, llamada Convención, elegida por sufragio universal masculino. La Convención decretó el arresto del rey, la abolición de la monarquía y proclamó la Primera República.

LA CONVENCIÓN (1792 – 1795)
Los dos grupos más importantes en la Convención eran los girondinos, un grupo de republicanos moderados, y los montañeses o jacobinos, más radicales, cuyo líder era Maximiliano Robespierre.
Los montañeses finalmente se hicieron con el poder y aprobaron una nueva constitución, la Constitución de 1793, más democrática, que nunca llegó a entrar en vigor. Además, establecieron algunas leyes sociales, como el control de precios, el seguro para los pobres y la instrucción obligatoria desde los 12 años.
La república sufrió una doble presión:
· en el exterior, la condena a muerte de Luis XVI en 1793 provocó la entrada en la guerra de Inglaterra, España y los príncipes alemanes e italianos.
· En el interior, los campesinos de la región de la Vendée se sublevaron a favor del rey, los nobles y el clero. Estos contrarrevolucionarios fueron derrotados al cabo de dos años y medio.

Ante esta situación Robespierre ejerció una dictadura y aplicó una política de terror: toda persona sospechosa de no apoyar a la república fue guillotinada. Unas 50 mil personas fueron ejecutadas. La Convención, atemorizada por los excesos de Robespierre, ordenó su ejecución en 1794. Se aprobó una nueva constitución (1795), más moderada, se restableció el sufragio censitario y el poder recayó en un Directorio que estaba compuesto por cinco miembros. El poder legislativo lo ejercía una asamblea bicameral, formada por el Consejo de Ancianos (aprobaban o rechazaban las leyes) y el Consejo de los 500 (preparaban las leyes). El Directorio abarcó de 1795 a 1799, año en el que un militar, Napoleón Bonaparte dio el golpe de Estado del 18 de brumario (equivalente al 9 de noviembre de nuestro calendario).

ACTIVIDADES

1. ELABORA: Una línea de tiempo para ubicar los principales acontecimiento ocurridos durante el desarrollo de la Revolución Francesa, desde su estallido hasta que Napoleón asume el gobierno al dar golpe de estado.
2. RESPONDE:
A) ¿A que se llama Estados Generales y bajo que circunstancias eran convocados?
B) Se dice que el legado o herencia más importante de Francia para la humanidad es la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, ¿Por qué?
C) ¿Por qué los nobles y el clero son considerados enemigos del nuevo régimen?
D) ¿Qué despértó el temor en otras monarquías europeas?
3. INVESTIGA
A) ¿Quién fue Robespierre y que motivó su caída?
B) ¿Qué es la Marsellesa?
4. Ilustra el tema. (hoja bond A4 pegada como una hoja más del cuaderno)

PUEDES VER ESTOS VIDEOS PARA TERMINAR DE COMPRENDER MEJOR EL TEMA. SUERTEEEEEEEE.